Tomeu Lassio: el alumno aventajado.

Un menú degustación impregnado de Mallorca por los cuatro costados en un pueblo con nombre propio en la gastronomía Balear.

Con antecedentes como haber trabajado con Marga Coll en Miceli y con Santi Taura, entre otros, la visita a este restaurante es obligada para cualquier amante del buen comer, y más teniendo en cuenta la excelente relación calidad precio que ofrece.

Con la ilusión de conocer un sitio nuevo, del que había oído hablar mucho y bien, llegamos a Lloseta. Sorprende el nivel culinario de este agradable pueblecito del interior, que cuenta con algunas de las mejores referencias de la isla. Atravesamos la puerta de la que fuera primera ubicación del excelente Santi Taura con la idea de evitar las comparaciones dado el nivel de este último.Restaurant-Mallorca-Tomeu-Lassio-01

Atravesé el umbral con la emoción que siempre me invade cuando intuyo que estoy ante un nuevo descubrimiento gastronómico. Un local muy acogedor, piedra y vigas vistas, decorado en tonos cálidos, con mesas bien distribuidas. La recepción no pudo ser más agradable, el propio Tomeu nos explicó el menú y muchas más cosas con una naturalidad y simpatía que invitaban a sentirse como en casa. El entusiasmo con el que este joven cocinero habla de su profesión hace adivinar lo que uno encontrará en sus platos.

Os detallo el menú de ese día, 31 euros IVA incluido.

Comenzamos con un aperitivo de huevos rotos riquísimos con patata poblera y sobrasada casera; para mi acompañante improvisaron otro aperitivo a medida (había dejado entrever que los huevos no le hacían mucha gracia): un butifarrón casero, y cuando digo casero me refiero a que es hecho por el propio chef, acompañado de 20160611_141241patatas fritas y de una salsa picantita de ají. Probé un poco y estaba igual o mejor que mi plato, no es de extrañar que en Miceli, tal como nos comentó la propia Marga, se abastezcan de la sobrasada y del butifarrón de Tomeu; impresionante. Todo un detalle que modificase el menú cuando apenas habíamos hecho una sugerencia al respecto.

Como entrante, una deliciosa coca de pimientos con azúcar y langostinos. La masa fina y crujiente, como debe ser, los pimientos cremosos y los langostinos frescos y jugosos; una acertada combinación en la que los sabores se potencian y las texturas se complementan.20160611_142602

A continuación, calamar relleno con cebolla pasas y mejorana. Un plato que me recuerda especialmente a Mallorca y que disfrutamos muchísimo por lo bien elaborado y gustoso que estaba.

Después tomamos un escabeche de merluza de pincho, zanahoria y naranja. El pescado de primera y con una original elaboración.

A pesar de que a estas alturas ya estábamos bastante llenos, dado lo generoso de las raciones, encontramos la carne muy buena y jugosa: solomillo de cerdo, champiñones y espárragos.

Elegimos un tinto de Toro con un precio más que razonable: Asterisco, nos gustó mucho y acompañó muy bien la comida.

El postre fue una esponja caliente de chocolate con helado de yema de huevo, un broche ideal para tan estupendo menú. Una vez más, tuvieron el detalle de improvisar un cambio en el plato de mi compañero de mesa: una refrescante sandia con un crujiente de galleta, que disfrutó mucho.

Restaurant-Mallorca-Tomeu-Lassio-09Una cocina imaginativa y elaborada basada en la cocina mallorquina de toda la vida. De las mejores opciones de la isla para comer, a buen precio, un original y variado menú. Las cantidades son generosas teniendo en cuenta el número de platos; seguro que no os vais con hambre. Con todo, lo mejor: la dedicación, simpatía y naturalidad del chef con su clientela. Nos sentimos como en casa y muy mimados. Con las expectativas más que cumplidas, salimos de Tomeu Lassio con la certeza de que volveremos en breve: un lujo de comida al alcance de todos los bolsillos.

¡Ya tenemos un nuevo motivo para visitar Lloseta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *